Basado en hechos reales

Francia tiene una increíble riqueza cultural, tanto es así que antes incluso de conocer el nombre de una persona, la primera pregunta obligada es "¿cuál es tu origen?".

Respondo. Acto seguido se activa el protocolo:

¿La cosa allí no está muy bien no? ¿Hay mucho paro? ¿La economía? ¿Se vive bien allí?

Hay dos versiones como respuesta. La corta, que a menudo utilizo para esquivar el interrogatorio: "es más complicado que una simple crisis económica". Y la versión larga que me engulle en un discurso del que ni yo misma sé cómo me metí ni cómo salir.

Si, es un país con sol y tapas; imagino que eso ya lo sabes. Lo que no sabes es que:

-Tenemos una sociedad que considera a la clase política como su tercera preocupación, tras el paro y los problemas económicos.

-Tenemos un gobierno cuya comparencia pública, tras un escándalo de corrupción, es en una sala de prensa donde se reúne a los periodistas junto a una gran pantalla en la que el jefe de gobierno enunciará su discurso sin opción a preguntas. Los medios criticaron pero asumieron su papel de espectador, con muy pocas excepciones.

-Tenemos, digo teníamos, unos de los mejores sistemas sanitarios, que incluso la Administración Obama quería copiar, y gracias a la que casi nadie se planteaba la asistencia privada.

-Tenemos, según cifras oficiales, más de 6 millones de desempleados y quienes conservan sus puestos pierden sus derechos laborales. ¿El problema? Respuesta habitual: "La inmigración. Mejor que se vayan a sus países porque aquí no hay nada".

-Tenemos cerca de 500 desahucios al día en el que las familias quedan en la calle y pagando un piso que ya no tienen.

-Tenemos una justicia dependiente del gobierno de turno y que se aplica a dos niveles: uno para la clase política y empresarial y otro para el resto de ciudadanos.

-Tenemos un sistema de educación que ha sido reformado en 12 ocasiones desde 1980 y que, por capricho del nuevo ministro de Educación, pronto volverá a modificarse.

-Tenemos como símbolo nacional a un rey impuesto por un dictador desde hace 38 años y la tauromaquia, a la que algunos llaman "cultura".

-Tenemos una gran libertad de prensa en la que la televisión pública cancela la emisión de un reportaje que compromete a un partido político o una multinacional con tan sólo una llamada telefónica. "¿De dónde eres?", me vuelve a insistir sacándome de mis pensamientos. De España, contesto. A lo que me responde: "Ah, ¿la cosa no está muy bien por allí no?"

Me marcho. No tengo respuestas para tantas preguntas.

#España #Política #Inmigración #Ciudadanía

Posts
Archivo
Tags
No hay tags aún.