El escaparate de los horrores

Es obvio que cuando se ofrece un servicio público se está más expuesto a las críticas pero ésta es la contrapartida de tener un papel influyente en la sociedad, donde la confianza es prioridad. Esta semana he dado con dos noticias que me han hecho reflexionar sobre lo imprescindible que es ser autocríticos con "los nuestros" y menos asociacionistas. Ambas, un escaparate de los horrores cometidos por quienes están en puestos de poder.

La primera ocurre en Estados Unidos. El Departamento de Policía de Nueva York propuso a los seguidores de su cuenta Twitter que subieran fotografías a la red social en compañía de agentes de policía. Las mejores serían publicadas en su página oficial de Facebook. La campaña bajo el hashtag #myNYPD tuvo éxito pero no con los resultados esperados: en unos minutos decenas de personas colgaban sus fotos en las que aparecían arrestos, controles de identidad y manifestaciones donde se mostraba la agresividad policial acompañadas de comentarios sarcásticos: "Necesita que lo lleven a alguna parte? La policía está aquí, viaje gratuito".

Una campaña que trataba de limpiar la imagen de la policía y que sin embargo ha terminado convirtiéndose en una denuncia social. El jefe de policía de la ciudad, Bill Bratton, una leyenda de los 90 en el ámbito policial; ha insistido en que sigan enviando fotografías, "las buenas y las malas". El NYPD todavía no ha llevado a cabo la selección, supongo que no es fácil decidir entre todas ellas.

La segunda noticia se desarrolla en Francia. El diario regional Le progrès (El Progreso) publicó un artículo bajo el titular "Delincuencia: a cada uno su especialidad en la provincia de Rhône". En él se desarrolla una lista de fechorías (robos, atracos, narcotráfico, etc) acompañado de un perfil con las principales nacionalidades implicadas en cada categoría. Aquí la traducción:

-Robos: georgianos, albaneses, gitanos, nómadas, locales (grupos de barrios toxicómanos, otros)

-Pirateo de distribuidores de billetes: nómadas, búlgaros, rumanos, rusos, barriadas de Marsella

-Robos de chatarra: gitanos y nómadas

-Atracos: locales (grupos de barrios toxicómanos y otros)

-Pequeños robos: locales, gitanos y nómadas

-Prostitución: africanas, rumanas, búlgaras, albanesas, rumanas, rusas, ucranianas *

-Tráfico de estupefacientes: locales (grupos de barriadas, otros), marroquíes, albaneses

* Véase que en este apartado todos los gentilicios son femeninos, la prostitución masculina parece no tenerse en cuenta. En esta lista destaca las "africanas", en la que se ataca no ya a una nacionalidad sino a todo un continente entero cuya población femenina representa a más de 500 millones de personas.

Por cierto, ¿qué quiere decir con "otros"?

Este artículo ha provocado un gran debate mediático y afortunadamente diferentes asociaciones han reaccionado rápidamente denunciando ante la justicia. La redacción del diario se defiende:

"Algunos términos no son suficientemente precisos y tomados aisladamente puede parecer que tenemos intenciones de estigmatizar. Si los lectores se han sentido afectados, pedimos disculpas (..) Se trata de un servicio de información, de datos y de análisis estratégico de la delincuencia organizada".

El prestigioso Le Monde apenas ha mencionado lo ocurrido y algunos críticos lo relacionan con un artículo muy similar que publicó el pasado mes de diciembre de 2013 pero sin provocar la misma polémica: "Gánsters de barrio o de Europa del Este: la nueva cara del crimen organizado".

Un juego peligroso en un país en el que la delincuencia y la inmigración, a menudo utilizadas indistintamente, son las principales preocupaciones de la sociedad francesa según las encuestas y, sobre todo, teniendo en cuenta el auge de la extrema derecha que se ha apropiado del discurso de "Francia para los franceses" pero al que comienzan a sumarse también algunos partidos de izquierda.

#Racismo #Prejuicios #Periodismo #Abusospoliciales

Posts
Archivo
Tags
No hay tags aún.